MENÚ
Novedades y Noticias

Ibagué estrena un nuevo festival

Fuente: elcolombiano.com


A partir de esta semana, la capital musical de Colombia será un toque más armoniosa. La ciudad tolimense celebrará por primera vez el Ibagué Festival, una iniciativa que reunirá entre el 15 y el 19 de agosto a artistas tan diferentes como la pianista Teresita Gómez, el rapero Ali A.K.A Mind, Los Gaiteros de San Jacinto y Martina La Peligrosa.


Es un proyecto que quiere conjugar propuestas académicas, tradicionales y populares y pretende ser una oportunidad para que la audiencia ibaguereña, y de todo el país, se anime a abrir sus oídos y que en un mismo concierto tenga la experiencia de oír, por ejemplo, a una cataora del Pacífico y también a un cuarteto que interpreta obras del romanticismo.


“Lo que hemos hecho es pensar un festival diferente en su estructura, que integre las diversas músicas que nos constituyen como cultura y como país, porque Colombia es un gran productor de música de todo tipo”, señaló Alejandro Mantilla, director artístico del evento que coordina la Fundación Salvi. “Hay una vitalidad muy grande en el país y queríamos hacer un festival que reconociera ese bagaje de expresión musical y ahora lo ponga al servicio de una ciudad como Ibagué”.


Además, no solo se trata de una apuesta escénica. Este festival, muy en la línea con el Festival de Música Clásica de Cartagena, tendrá un componente académico importante que incluye clases magistrales para los estudiantes de música de esa ciudad y también talleres de luthería, una labor que se sigue profesionalizando en esa ciudad.


Allí se celebran también el Concurso Internacional de Violín, el Concurso Internacional de Piano y otros festivales como el Nacional de Música Colombiana de Ibagué. Esta iniciativa pretende fortalecer aún más esa escena activa. Julia Salvi, presidenta de la Fundación Salvi y organizadora de eventos como el Festival de Música Clásica de Cartagena, charló con EL COLOMBIANO sobre esta nueva plataforma artística.


¿A qué responde esa necesidad de crear un nuevo festival para Ibagué?


“El Alcalde nos invitó a que apoyáramos la creación de un festival diferente a Cartagena, que se viera en la ciudad. Para esta oportunidad mirando qué de ese trabajo que hemos hecho en Cartagena podríamos incluir, como el espacio que hay para la música colombiana, hermosa, que tiene tanta importancia. Pero creíamos que sí se requería un espacio donde pudiéramos mezclar las músicas tradicionales, la popular, la académica y la tradicional. Explorar cómo estas pueden dialogar entre ellas, como los currulaos y el porro llegan a convertirse en una base para otros ritmos como de pronto el rap o el hip hop. Es así que logramos pensar que Ibagué fuera el escenario perfecto para compartirla”.


¿Hace cuánto vienen desarrollando esta idea?


“Hace dos años empezamos a hablar con la gobernación, la Alcaldía y el Ministerio de Cultura para entender cómo nos integrábamos con ellos para crear este escenario nuevo y poder ofrecer una oportunidad a esta música maravillosa. Por ejemplo, cuando venimos a presentar a las cantaoras colombianas, vamos a encontrar que ellas vienen del Pacífico, del Atlántico y del Llano. ¿Te imaginas lo que significa escuchar estas tres expresiones dialogando, para nosotros y para los jóvenes? Estudiantes, en su mayoría de música académica, que quieren escuchar esos ritmos. Queremos que la juventud, y aún los profesionales que estudian música, tengan posibilidades nuevas y que no se le olviden los valores que estas tradiciones han tenido en nuestra cultura”.


Hay una consigna principal en el festival por el respeto a las diferencias, ¿cree que hay irrespeto o división entre géneros musicales?


“Nosotros hemos buscado en la música un instrumento de conciliación. Creo que el estar divididos en regiones ha sido importante para los valores culturales, pero necesitamos encontrar puntos donde podamos dialogar y donde podamos disfrutar juntos de esos mismos intereses que tenemos. Entender que cada vertiente de la música es tan importante como la otra y a través de esas sensaciones, que son tan diferentes, se llega a un punto común: esa pasión con que se toma la música para expresar el ser. Creo que necesitamos espacios donde podamos dialogar en torno a un motivo y qué mejor que la música para que nos ayude a encontrarla, a respetarla y a conectarnos con estas posibilidades que ella misma nos puede dar. Hay que hacerlo desde los jóvenes, para romper esos estigmas que hemos creado y esas divisiones que se han generado en la historia de nuestro país. Ya es tiempo de cambiarlas y pedir oportunidades a nuestra sociedad para que haya espacios como este”.


Ibagué es una ciudad rica en música, ¿cuál ha sido la conexión de la Fundación Salvi con esta ciudad antes del festival?


“Hace unos años, desde que el Festival de Música de Cartagena se fundó, veníamos a escoger y a escuchar a los jóvenes que serían becados por el festival para participar en las clases magistrales. Después de eso se desarrolló todo un proceso en el que se quería dar inicio a la Escuela de Luthería de Ibagué en el Conservatorio del Tolima. Con una perspectiva maravillosa, creíamos que era perfecto para continuar un proyecto que llevábamos desarrollando muchos años que es la creación de los centros de luthería”.

Volver